jueves, 10 de febrero de 2011

Hasta siempre

Me han quitado el último drenaje. Ayer, cuando salí de la consulta de Cirugía del Hospital, tiré a la papelera la bolsa en que lo cargaba, y sentí que era el final de un largo camino. Diecisiete días con una botella y un tubo cosidos a mi cuerpo.

Ya empiezo a ganar autonomía. Primero será ir soldando fibras, los más de 70 puntos que me recorren. Luego, hacer rehabilitación para recuperar una parálisis del bíceps braquial que me ha dejado el brazo derecho en huelga. Y a partir de entonces, empezará de verdad el coger fuerzas para volver física y anímicamente al origen, al tiempo anterior a aquel 28 de julio, en que un diagnóstico y sus consecuencias me volvieron del revés.

Estos meses me centraré en recuperar mis verdaderos 43 años. En estos primeros días toca reposo. Después, empezar a caminar. Y luego, trabajar por rejuvenecer cada semana, para quitar capa a capa los 20 años que la enfermedad me ha puesto encima. Ahora me parece muy lejano el momento en que pueda volver a moverme como antes, a conducir, a tener fuerza para llevar una bolsa, a hacer vida normal. Pero sé que llegará, con paciencia y buena letra.

Mientras tanto este blog, que ha sido mi cordón umbilical con ustedes para contarles mi evolución, pierde su razón de ser. Ya no hay nada que relatar que no sea la pequeña lucha diaria por recuperarme, que empieza hoy. Y ahí ya no hay noticias que dar, porque por suerte todo lo grave ha pasado.

Y como es el momento de mirar atrás y repasar todos estos meses que hemos recorrido junt@s, les confieso que he disfrutado mucho los minutos de gloria que me han regalado siguiendo y dejando comentarios en este blog. Yo, que en mi infancia no era ni la mayor ni la pequeña ni el chico de la casa, que nunca he sido ni guapa ni fea ni todo lo contrario, y que en mi vida no he destacado especialmente por nada, me he sentido protagonista de una historia preciosa. La vida me ha dado la oportunidad de probarme a mí misma, y vaya si lo he hecho. Me he visto resiliente, preparada para devolver la pelota como quiera que viniera. Y en el camino me he llenado del cariño de cientos de personas que ahora forman un pequeño universo estrellado a mi alrededor.

Aunque ésta sea la última entrada de este blog, porque es el momento de ceder el protagonismo a otras causas, me siento feliz con los ratos en que he estado en el latir de tantos corazones. Y cuando necesite un chute de mimos releeré los comentarios a las 46 entradas que he escrito. Retazos de una historia (enfermedad, hospital, recuperación, hijos, amores y desamores, relaciones de familia, emociones, alegrías y tristezas desgranadas semana a semana) que, aunque ahora me parezca increíble, es la mía. Y que ahí queda en letras de molde, como una foto fija que me recuerda lo sorprendente, difícil y, a pesar de todo, inmensamente gratificante que puede ser la vida.

Gracias por ser y por estar, a tod@s y cada un@.

Y cierro con un recuerdo especial a las mujeres que pasan por un cáncer de mama y llegan a estas páginas buscando dar forma a un futuro incierto. Doy fe de que hay vida más allá, y de que éste es sólo un tropiezo que acabaremos superando. Muchos ánimos.

Un beso grande.  ¡Y hasta siempre!

18 comentarios:

farala dijo...

me parece fatal, Mayte (desde el cariño;)

a mi me encanta cómo escribes y tu filosofía ante la vida. enfrentada con esta enfermedad terrible nos has hecho disfrutar de tus opiniones, y fortaleza...

no se por qué tienes que vincular el blog con la enfermedad. a lo mejor en tu cabeza van juntos, pero para mi mayte medeyros es una bloguera amazona a la que le pasan muchos más avatares a parte de haber estado enferma...

me gusta saber de tus hijos, su otra madre, tu actual relación, en fin, lo que quieras contanos. a lo mejor si este espacio está demasiado cargado de "cancer de mama" ¿podrías abrirte otro?

ay, es que me resisto, me resisto...

Andres Estevez dijo...

Bueno...pues otra vez llorando...pero esta vez con una inmensa sonrisa en la boca...Todos cerraremos este blog contigo, porque es el final de un camino ...que ha sido duro ...pero que a mi personalmente me ha ayudado mucho...Ni te lo imaginas! Gracias por tu valentía y por tu generosidad!Gracias por frenarnos en seco..y volver a la velocidad crucero, que es la que verdaderamente nos permite disfrutar de la vida. Un beso grande. Nos veremos muy pronto

Pepa Balz dijo...

Apenas te descubro te marchas y como lo mejor del mundo es la libertad, solo puedo decirte que me gustaba tenerte ahí, con tu lucha, tu victoria y tu optimismo. Un fuerte abrazo, amazona.

Anónimo dijo...

Hola, este es mi primer comentario para decirte que he seguido tu blog desde que descubrí tu historia a través del reportaje de El Mundo. Yo no sufro cáncer pero mi marido, a los 47 años, le diagnosticaron un cáncer de prostáta metástico, muy avanzado, lo cual nos cambió la vida...de la noche a la mañana. Quería decirte que, no sé por qué, pero he encontrado perspectiva y esperanza en tu blog... Muchas gracias por ello y espero que te recuperes totalmente. Saludos de una cacereña.

Juan Vicente dijo...

No sería justo para todos los que te apreciamos, el que te despidas porque una etapa pueda ser pasada. Las Amazonas están siempre al frente de todas las batallas cotidianas y tú has demostrado ser una de las capitanas.
Deleitarnos con tus reflexiones, opiniones, sensaciones, etc no dudes nos ayudan a más de uno, a afrontar los retos cotidianos.
Así que, monta de nuevo en tu corcel y continúa guerreando en las sendas de la vida. Esa misma que te deseo sea larga y fructífera.
Salud, espacio y tiempo para tí.

Anónimo dijo...

Mayte, yo no sé si tú antes de este blog habías escrito algún relato de envergadura como éste, ...no lo sé, pero desde mi ignorancia te puedo decir que a mi me has parecido una escritora de los pies a la cabeza, ya medio te lo decía en mi anterior entrada a comentarios, pero no me imaginaba que ibas a dejarlo aquí. Sí, debes de tener un descanso después de esta lucha, pero recuerda que estas cosas nos pasan por algo, que son como una prueba que nos pone la vida, quizás a tí entre otras muchas cosas fue para que descubrieras ese don que tienes para comunicar. No nos vamos a equivocar tantos seguidores como has llegado a tener, piénsalo.
Igual más adelante te animas y sigues galopando por esos avatares de la vida con tanto éxito como has salido de este.
Besos Mayte y nos vemos, recuerda que tenemos pendiente para cuando a mí también me terminen de reparar un pulso de mejor camisa mojada.

Más besos Laly

Anónimo dijo...

Cerrar unas puertas para abrir otras. Aunque echaré de menos entrar cada día a ver si has escrito algo nuevo, me alegro muchísimo por ti, que ahora comienzas otra etapa, como un nuevo cuaderno con las páginas en blanco.

Escríbelas con tanto valor como estas 40 y pico con las que nos has enseñado tantísimo.

Un beso grande y GRACIAS

Pacita's sister

Laura dijo...

Me apena la idea de no poder leerte. Pero me alegra saber que, como bien dices, tu blog pierde su razón de ser. Anhelo el momento en el que el mío deje de ser mi espacio para comunicarme con el resto del mundo. Llegará, Mayte. Seguro.
No nos hemos conocido, pero siento que tu victoria es un poco mía, un poco de todas las mujeres a las que les toca esta lotería a la que nadie quiere jugar. Gracias por compartir, por mostrarnos que, ciertamente, hay mucha vida después de este quiebro.

Un abrazo

María dijo...

A mí me gustará leer, de vez en cuando, que sigues estando muy buena. ;-)

Anónimo dijo...

Somos tan distintos cuando nos miran desde fuera a lo que de verdad alienta nuestras almas... Hemos compartido momentos desde hace más de veinte años, casi siempre alegres, y estas páginas en el espacio virtual me han acercado a ti hasta el punto de admirarte y profesar un gran cariño hacia lo que eres y late bajo esa imagen que yo sólo tenía desde fuera. Quizás yo mismo he cometido el error de "ver lo que se ve" en lugar de percibir con todos los sentidos, yo, que tantas veces me he lamentado de la imagen de ogro antipático que tiene mucha gente de mí... Pero ahora te conozco un poco más, te siento más, y me hace feliz saber que esta etapa te ha permitido aprender, que creo que es uno de los objetivos de esta vida, y, sobre todo, ahora me llena de alegría que le hayas puesto el cierre a este blog, porque eso sólo significa que los miedos y la incertidumbre se han quedado atrás como una pesadilla que te despierta con angustia en mitad de la noche. Hasta siempre a esta Mayte del ciberespacio, pero, y qué sonrisa me llena la cara, ¡hola! a Mayte, la que respira y palpita con el corazón y la mirada.

Ico dijo...

mujer coraje, demuestras coraje y valentía. Todo ese sufrimiento te ha hecho envejecer sí pero también te ha dado otra nueva perspectiva de la vida, quizás una posibilidad de cambio... Te admiro por tener esa vitalidad y no derrotarte den las adversidades

siempreconhistorias dijo...

¡Quiero seguir leyéndote! Aceptará tus decisiones porque confío en que serán sabias. Si no es aquí que sea en otro lugar, pero sigue diciéndonos, por favor.

Un abrazo, ya sin tubitos.

Y un saco de besos.

Anónimo dijo...

Queridísima Mayte,
Ha sido un verdadero placer seguirte y acompañarte a través de este blog.

Para mi ha sido un regalo el poder seguir tu experiencia, he aprendido de ti y tus palabras me han hecho plantear temas de mi vida. Antetodo !mil gracias!.
No niego que voy a encontrar a faltar el leerte.

Te felicito por toda la valentía, la entereza y el coraje que nos has demostrado en este viaje y por lo que has aprendido en el camino y te deseo la mejor recuperación para que vuelvas a tus 43 años llenos de vitalidad y fuerza.
Un beso fuertísimo.
Àngels

Felicidad Batista dijo...

Mayte, estoy feliz que hayas recalado en mi Café de Buenos Aires 1929 y que, en principio, te haya gustado el primer capuchino que te has tomado. Espero seguir contando con tu presencia, desde luego yo me subiré a la grupa de tu blog que he empezado a leer. Mayte, creo que no hay relato más fascinante que el de la vida con su delirios, sus momentos felices, sus pérdidas, sus caídas, y el que tú cuentas me sobrecoge porque no es el sueño de la vida, es la vida al desnudo. Pero también sé que cada amanecer es un arma fabulosa para abrirse camino y andar, andar y andar.
Felicidades por tus escritos y por tu valentía.

Anónimo dijo...

Ha sido una ruta magnífica, creo que todos debemos darte gracias por ayudarnos a valorar más las cosas y sobre todo celebrar contigo todos los pasos que valientemente has dado.

Un fortísimo abrazo,

Antonio P

Diego dijo...

Hola coleguilla. Hay blogs que comienzan con un proyecto, y que acaban porque una vez finalizado el mismo, ya no tienen sentido. Otros blogs evolucionan, porque son el reflejo del propio crecimiento del autor. Estoy seguro que a esta autora en particular nunca le van a faltar ni las palabras, ni el humor, ni el ojo crítico, para volcar en magníficos posts todas sus vivencias. Tampoco faltarán sus feligreses que regularmente abrirán "estos avatares" a ver si ha caído algún mensaje de la Mayte. Un abrazo, amiga.

Sergio Moreno-Gil dijo...

Hola Mayte,
Nada, que me levanté hoy pensando en ti, y me dije, le voy a escribirle unas palabras.
Gracias por habernos permitido seguir tus andanzas a través de blog y darnos muchas ganas a todos de seguir mejorando.
Bueno fiera, que quería enviarte un besote muy fuerte y hasta pronto,
Sergio

Anónimo dijo...

Thank you for the work you have put into this post, it helps clear away a few questions I had.

Publicar un comentario