viernes, 3 de septiembre de 2010

Champán

Hola,

Hoy me han vuelto a aspirar la herida. Llevaba en el bolso el iPod con Freddy Mercury preparado para entonar el "I want to break free", que es lo que todos cantamos cuando sacamos la aspiradora. Pero al ver el tamaño de la aguja me dio por pensar que quizá no era tan buena idea distraer a la cirujana y preferí tararearla por lo bajini...

Sigue habiendo líquido, así que ahora tocan cuatro días de reposo y vuelta al brazo en cabestrillo.

Como ya no hay vendas más hipoalergénicas que las mías, y aún así mi piel de pacotilla se deshace por días, hoy me envolvieron en gasas inmensas de algodón antes de fajarme. Por supuesto que al vestirme no me cerraba la blusa. Menos mal que la etiqueta social de las implantadas requiere una camiseta debajo para que aguante la banda que inmoviliza el implante, así que salí del hospital con mi blusa azul abierta y mi camiseta blanca de marinero marsellés al viento. Fui a comprarme una gruesa cadena de oro para tener el modelo completo, que con las vendas y las gasas que asoman hubiera sido el complemento perfecto, pero es que en la tienda del hospital no tienen de nada, híjole :-)

Bueno, y la mejor noticia es que ya están los resultados de la anatomía patológica, y el tumor no se había extendido fuera de los conductos galactóforos, así que no va hacer falta ni quimio ni radio. Ya sé que el look a lo Sinead O'Connor me hubiera ido de perlas, pero por ahora va a ser que no.

Así que los dejo, que tengo una cita con Dom Pérignon y ya se me hace tarde (qué apuestan a que soy capaz de descorcharlo con la izquierda, jaja).

Besos,

Mayte

1 comentarios:

Alejandro dijo...

Muy querida amiga Mayte: Sigo tus avatares con una mezcla de tristeza y alegría. Tristeza, porque es muy duro por lo que estás pasando y alegría inmensa por ver como lo estás afrontando. Es tu actitud la que te salva, por mucho que te invadan los momentos más negros, siempre encontraras la luz y la belleza de las cosas pequeñas, pero trascendentales para la vida.
Escribes que es un gozo leerte. Te animo a que sigas y lo plasmes en algo más grande. Con ello harías mucho bien a muchos. Especialmente a los que te quieren y añoran.
Un abrazo muy grande. Alejandro

Publicar un comentario