lunes, 23 de agosto de 2010

Escarlata O'Hara

Querid@s cinevidentes:

¿Ustedes recuerdan aquella escena de "Lo que el viento se llevó" en que la negrita zumbona apretaba y apretaba el corsé de Vivien Leigh, ayudándose hasta de las columnas de la cama como si fueran bovinas industriales para tirar de las cuerdas de la cinturilla?

Pues mi glamourosa visita a la cirujana plástica de hoy ha sido el remake de esa escena...
pero en versión Torrente.

Como saben, la botella de drenaje me persigue desde el martes -"Érase una mujer a un redón pegada, érase un redón superlativo..."- (tenía que meter algo del Siglo de Oro español para contrarrestar tanto Hollywood). Y los matasanos decidieron que no es de recibo que la herida siga soltando tanto glóbulo rojo, con la falta de donantes de sangre que hay, así que optaron por fajarme como a Escarlata O'Hara para evitar males mayores.
Muy profesionales. De la clavícula a la cintura, sin un solo resquicio, que el vendaje les quedó niquelado. Vamos, como para homologarlo por la Sociedad Egipcia de Antropología. De foto.

Bueno, les faltó el detallito de permitir la libre respiración, pero un fallo lo tiene cualquiera. Al fin y al cabo, ellos son médicos, no diseñadores, ¿no?

Total, que llevo todo el día de pie, porque si me siento no me llega el resuello. Mi padre ya cuenta las vueltas a la mesa del comedor con un manómetro digital de Decatlón, preocupado por los surcos en la alfombra, y por si sube el vecino de abajo a quejarse de problemas de estructura en el techo.


He llamado a mi primo Zumosol, que es quien me operó, y dice con mucha guasa que si aún puedo respirar es que el vendaje todavía está flojo (mal rayo parta el amor familiar...). En realidad se ha ablandado y me ha dicho que baje al Hospital mañana de nuevo para cambiarlo, cosa que pienso hacer en el caso incierto de seguir teniendo constantes vitales cuando despierte.

Porque pienso dormir: allá voy a engullirme un Myolastán SIN RESPIRAR, que a la fuerza ahorcan. Y ahora me da por pensar: la sobredosis de Marilyn ¿no se debería a que le apretaba la faja...? ;-)

Besos,

Nick Casi Decapitado (mi pequeño homenaje a Harry Potter)

0 comentarios:

Publicar un comentario