sábado, 21 de agosto de 2010

Una habitación con vistas

¡¡Hola!!

Lo siento mucho, pero hoy ya no están ustedes mejor que yo. La habitación verde de la casa lagunera de mis padres, con la cama tallada de caoba que fue de mi tía bisabuela Ana repleta de almohadones de plumas, es mi nuevo centro de operaciones.

No soy la más indicada para apreciar la delicadeza de los detalles con los que mi madre rodea su vida y, en estos días, también la mía. Los encajes en las toallas antiguas y las vainicas de las sábanas de hilo contrastan con mi gusto zen, tan básico y hasta tosco, donde todo mi paisaje es un sencillo mueble de madera, una pared blanca, un futón negro para meditar. Y sin embargo, cuánto voy a disfrutar estos días de cretonas y cojines bordados donde holgazanear, al olor de los guisos caseros.

He salido del hospital este mediodía, un día más tarde de lo previsto, para reponerme de la noche del jueves. Parece que un malentendido entre las enfermeras me dejó más de cinco horas sin el vendaje compresivo que tengo que llevar en el pecho, y eso pudo causar el dolor tan fuerte que tuve durante horas. Pero por la mañana la cirujana descartó un hematoma interno, pautó una nueva analgesia y poco a poco me fui recuperando.

Esta tarde Elena ha traído a los niños, a los que no veía desde el sábado anterior, el día en que volvimos de Lanzarote. Traían un ramo de flores y muchas preguntas. La mejor, la de Alberto, preocupado por saber si tenía pijama para dormir aquí. No paró hasta que vine a la habitación a enseñárselo. Y entonces, muy decepcionado, me suelta: - "Pero mami, ¿por qué no le pides a los abuelos que te compren un pijama de Spiderman...?

Razón que tiene el niño. Dónde vas a comparar...

El lunes voy a consulta de cirugía plástica, para el tema mío del bótox, que saben que estoy un poco mayor y mi vida social marbellí requiere ya de unos retoquitos, y si me da tiempo igual empiezo también con el asuntillo del relleno. Ah, ¿que no les había dicho que estoy pensando en ponerme t...? Bueno, voy a empezar por una y si me gusta a lo mejor le pido la otra a los reyes, jaja.

Y ese día ya me citan para empezar la valoración en Oncología. Pero cuando me vean llegar con tan buena cara, espero que me den una patada en el culo y me manden pa' casa, ea. Y no se hable más.

Y ustedes a dormir, que ya les vale de echar barriguita cervecera a cuenta de la cenita del sábado...

Y ya que empecé el email con una referencia cinematográfica, recurro al bueno de Clooney para cerrar con otra, así que ¡buenas noches y buena suerte!

Besos,

Mayte

0 comentarios:

Publicar un comentario