lunes, 16 de agosto de 2010

Hasta la victoria siempre, comandante

Claro, que la victoria es fácil de imaginar después de una buena cena por cortesía del Servicio Canario de Salud (mando pruebas fehacientes), tras una sesión de Reiki a seis manos en la cama del hospital (sí, sí, parapetadas detrás de la cortinilla a modo de timba ilegal...) y con el cariño de todos ustedes, que llega en oleadas constantes y todo lo llena.

Mañana me operan a las 8.30, durará un par de horas y luego volveré de reanimación entre las dos y las cuatro de la tarde. Mandaré parte por la tarde, dándoles la información que sé que están deseando oír: "Esta capulla se ha despertado en la URPA como una puncha, y con sus habilidades negociadoras incólumes ha conseguido que le cambien la primera manzanilla post-operatoria por un mojito".

Ay, en la vida hay placeres irrenunciables... ;-)

Besos,

Mayte

0 comentarios:

Publicar un comentario